Fiesta Nacional de carrozas: Estudiantes trabajan en los galpones del puerto
Fiesta Nacional de carrozas: Estudiantes trabajan en los galpones del puerto

Desde que la Municipalidad entregó el espacio a los grupos de estudiantiles, se trabaja arduamente en la construcción para el Desfile de Carrozas que se realizará el 8 de octubre.

Como todos los años, la Municipalidad de Gualeguaychú puso a disposición de la juventud carrocera, el espacio necesario para el armado de las estructuras artísticas, para la “Fiesta Nacional de Carrozas Estudiantiles“, con el constante acompañamiento de las áreas municipales de Cultura, Seguridad e Higiene, Higiene Urbana, Ambiente, entre otras.

Durante la estadía se han realizado capacitaciones como: importancia de mantener la higiene; la limpieza del espacio de trabajo; elementos de protección personal que se tiene que usar; el seguro con el que cuentan; la limpieza de lugar y cómo tratar el inmueble; como así también los riesgos que implican el uso de la electricidad y la posibilidad de incendio por los materiales que se utilizan.

Reunidos en rondas se agrupan los jóvenes de las diferentes instituciones educativas, los mates y la música son los elementos infaltables en este retrato tan típico de los días previos al desfile. Todos los estudiantes se encuentran con muchas expectativas de ganar, pero sobre todo de poder vivir la experiencia.

Al respecto, el presidente de la Comisión Central, Walter Alfonzo, expresó: “El domingo 25 de septiembre se hace la presentación de bocetos con los diseños de las carrozas. De 16 a 18hs. en la zona del quincho donde funcionaba la oficina de turismo se podrá ver un adelanto de lo que va a ser el desfile. Aprovechamos la zona del puerto, por la movida del domingo y de los estudiantes que están trabajando todos los días en los galpones del puerto“.

El presidente de la Comisión Central se mostró expectante por el desfile del próximo 8 de octubre y destacó la calidad de los trabajos que vienen realizando los estudiantes, en compañía de padres y familiares. 

Con respecto a la frese que identifica esta edición, se eligió "COMIENZA LA PRIMAVERA Y EXPLOTA LA JUVENTUD JUNTO A LAS CARROZAS ESTUDIANTILES EN GUALEGUAYCHÚ". 

La autoría corresponde a Marko Nerón Londra de 5° año del Instituto "Sirio Libanés", quien lo presentó bajo el seudónimo "Cuchino". La Comisión de Carrozas agradeció a las profesoras Milagros Casanova, Victoria Bohl y María Eugenia Duarte quienes gentilmente oficiaron como jurado en esta elección.

Acerca de las Carrozas Estudiantiles

Era la primavera de 1958. La profesora de Historia, Blanca Rebagliatti de Lyall, después de disfrutar del paseo del estudiante con sus alumnos, miraba el espectáculo: empezaba a atardecer cuando la caravana de camiones tomaba la calle 25 de mayo.

Desde las veredas, la gente saludaba la alegría juvenil, en una costumbre que sabría perdurar a lo largo del presente siglo.

La profesora vio el desfile de camiones adornados con ramas, se detuvo en observar el colorido del espectáculo y pensó -como una vaga idea en el aire de septiembre- si no existiría otra forma de canalizar la creatividad y la capacidad de trabajo de esos chicos y muchachas de rostros frescos.

Tenía, seguramente ese mismo año como el anterior, un antecedente más que interesante: la carroza con que la entonces afamada “Tiendas Azcárate“ aguardaba la llegada de los estudiantes.

La profesora no le comentó a nadie la idea. La hizo crecer en silencio en los ratos libres que le dejaban las clases en los colegios y la atención de su casa, hasta que, al año siguiente, la planteó en el Colegio Villa Malvinas: la próxima primavera, cuando los camiones regresaran del paseo, encontrarían una carroza estudiantil.

Y así fue. Era la primera carroza, pensada por la profesora y concretada por Eclio Giusto. Se llamó «Álbum familiar» y causó sensación entre aquellos estudiantes y también entre todos los desprevenidos que transitaban por las calles céntricas, aquel sábado 20 de septiembre de 1959.

«Pretendía dar una idea, mostrar una carroza y dejar abiertas las puertas para una reunión de carrozas en primavera, o un desfile de flores», diría años después Blanca Rebagliatti, esa inquieta mujer que jamás podía imaginar la trascendencia que su idea lograría en los años.

Al año siguiente se conforma la primera comisión de carrozas con los colegios secundarios existentes de la ciudad.

Desde entonces, la fiesta de las carrozas se convirtió en una tradicional actividad, y -con el tiempo- por sus características fue declarada Fiesta Nacional.