Mariela necesita ayuda para una cirugía reconstructiva por los golpes que le propinó su ex
Mariela necesita ayuda para una cirugía reconstructiva por los golpes que le propinó su ex

"Ya llevo 20 días con la cara fracturada, antibióticos y necesito una operación reconstructiva del lado izquierdo de la cara", indicó la mujer que fue víctima de un ataque por parte del padre de sus hijos.

 Pamela Piedrabuena debe someterse a una cirugía reconstructiva en el rostro tras haber sido golpeada por su ex pareja tras una discusión registrada el 30 de mayo en Gualeguaychú. "Necesito que me ayuden", imploró la mujer a 20 días de la agresión.


La mujer es madre de tres hijos -dos mellizos de seis años y un nene de dos- y está separada del padre de los niños desde hace cuatro meses. "Tuvimos una discusión, la que llevó a que él se pusiera agresivo, malhumorado porque tenía un dolor de muela. Me tomó de los brazos para que me callara, yo empecé a los gritar para que me escucharan los vecinos y cuando entré al lavadero, me dio una trompada en la cara, del lado izquierdo, y me tiró al piso. No perdí el conocimiento, pero estaba en shock, nerviosa y temblaba", rememoró Pamela y confirmó que la agresión fue delante de los hijos de ambos.


De acuerdo a lo que recordó, su pareja le repetía: "Vos me hiciste hacer esto, vos me hiciste pegarte". "Lloraba, se lamentaba y se fue", contó.


En relación a las consecuencias del golpe que recibió, Pamela contó que tiene "cinco fracturas en la cara". "Ya llevo 20 días con la cara fracturada, antibióticos y necesito una operación reconstructiva del lado izquierdo de la cara", indicó. "Siembre fue de atacarme verbalmente, estaba muy violento, y yo soportaba el maltrato psicológico y económico de parte de él hasta llegué a la decisión de separarme, lo que no fue nada fácil", resumió la mujer.

 

Según comentó, ya en 2017 había denunciado por agresión a su pareja, pero luego intentó "darle una oportunidad". "El maltrato físico que recibí fue la gota que rebasó el vaso", confesó.


Tras el ataque, el hombre fue imputado por Lesiones Graves y la Justicia de Gualeguaychú le impuso una perimetral por la que no puede acercarse a ella ni a sus hijos por un plazo de 90 días; además, se le suministró el botón antipánico. "Pero ya no confío en él porque de una trompada me fracturó la cara en cinco partes", aseguró Pamela.


La mujer y madre de tres hijos no cuenta con obra social, ni con ingresos mensuales; solo ayudas municipales y de colectas que se organizan en la localidad. Debido a que se atrasó con el pago del alquiler, también pesa sobre ella una orden de desalojo.


"Aquellas personas que están sufriendo algún tipo de violencia de género, que no se callen ni tengan miedo porque sino después hay que lamentar cosas peores. Que se animen a denunciar y no se callen", recomendó.