Quedó inaugurada la Oficina de Defensa de Consumidores
Quedó inaugurada la Oficina de Defensa de Consumidores

Está ubicada en Nogoya 672 y cuenta con una superficie de 300 m cuadrados.

Esta mañana se inauguró este nuevo espacio público, en el sector noroeste de la ciudad. La obra fue construida por la cooperativa Mate Amargo.


 “Es una enorme satisfacción, orgullo y alegría compartir con nuestro equipo de gobierno este nuevo paso porque hasta en las peores situaciones críticas, que hemos transitado en los últimos años, muestra que con voluntad, con decisión se puede seguir trabajando con cuestiones muy concretas que están apuntadas a mejorar la calidad de vida de todos nuestros vecinos en general”, señaló el intendente Piaggio quien además recordó “el origen de esta decisión fue la causa colectiva, un litigio con una empresa nacional, que luego de años de trabajo concluyó en la decisión política de que lo recaudado se volcara a un nuevo espacio público abierto a los vecinos que fue avanzando en plena pandemia, llevada adelante por manos cooperativas, muy importante por la generación de trabajo que genera”.


“Es un valor supremo que Gualeguaychú tenga tanta inversión en lo público, porque es de todos, porque es una manera de empoderar a nuestro pueblo. Gualeguaychú ha transitado una resignificación de lo público en estos últimos años, lo público iguala oportunidades y le queda a la gente para disfrutarlo” concluyó Piaggio.

Participaron además, la viceintendenta Lorena Arrozogaray, a la diputada provincial Mariana Farfán, el director General de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial de la provincia de Entre Ríos Pablo Luciano, el secretario de Gobierno Agustín Sosa, el subsecretario de Planeamiento Pablo Bugnone, el responsable de la oficina Defensa de Consumidores Sebastián Bruzzoni, concejales y funcionarios.

El Papa autorizó la beatificación de Juan Pablo I
El Papa autorizó la beatificación de Juan Pablo I

El Vaticano reconoció como milagro la curación de una niña argentina de 11 años en 2011. Ocurrió en Buenos Aires el 23 de julio de 2011, cuando Jorge Bergoglio era arzobispo de la ciudad y una chiquita que estaba muy grave, con “encefalopatía inflamatoria aguda severa, enfermedad epiléptica refractaria maligna y shock séptico” y repentinamente se curó.