Cuáles son los municipios más y menos transparentes del país
Cuáles son los municipios más y menos transparentes del país

Gualeguaychú entre los 10 municipios mas transparentes.

Según un estudio de la Fundación Mediterránea, Godoy Cruz es el municipio con la administración más "transparente" de la Argentina. A la comuna del Gran Mendoza, le siguieron en el ranking las ciudades de Buenos Aires, Córdoba, Mar del Plata, Concordia, Santa Fe, Río Cuarto, La Plata, Rafaela y Gualeguaychú.


Entre los menos trasparentes aparecen General Acha, Arauco, Tolhuin, Guaymallén, Centenario, Pico Truncado, Valle Viejo, Merlo, Santa María y La Banda, de acuerdo al trabajo del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación.


El informe se centró en la comparación de 70 municipios. Para la Fundación Mediterránea, la transparencia se mide dentro del concepto de gobierno abierto, con parámetros de acceso a la información, participación ciudadana en diseño e implementación de políticas públicas y colaboración entre los diversos actores (administraciones públicas, sociedad civil y sector privado).


Los economistas del IERAL Marcelo Capello, Vanesa Toselli y Sabrina González del Campo analizaron 52 indicadores de transparencia en sitios web gubernamentales, con la metodología que utiliza la Universidad de Barcelona.


Se tomaron en consideración los tres municipios más poblados de cada provincia y la Ciudad de Buenos Aires. El informe destaca que en las provincias con mayor población y menor nivel de necesidades insatisfechas, es mejor el desempeño de la transparencia de gobierno municipal. Pero, revela que existen deficiencias en materia de participación ciudadana, ya que son “pocos los municipios que poseen instancias participativas directas de la sociedad civil, como laboratorios de ideas, presupuestos colaborativos, u otras iniciativas”.


Otra conclusión es que los municipios que conforman las capitales de las provincias poseen transparencia favorable en materia de información general del municipio, como también en lo que respecta a los órganos de gobierno, aunque en una escala menor.


Tierras de "El Tomba"

En el municipio de Godoy Cruz, vecino de la capital mendocina y dentro del conglomerado más urbano conocido como Gran Mendoza, los actos que contribuyen a la transparencia están publicados en su página oficial. Allí los vecinos pueden conocer las normas de transparencia, ética pública, la mayoría de las ordenanzas aprobadas, aunque la oposición reclama que no se publican todas las normas sancionadas por las bancadas minoritarias. También publican la ejecución presupuestaria, declaraciones juradas de los concejales y las herramientas de participación ciudadana y presupuesto participativos.


Godoy Cruz tiene una ordenanza que regula la Transparencia y otra de Ética pública, sancionada en 2016. La comuna está gobernada por el radical Tadeo García Zalazar (43), quien acaba de ganar su segundo mandato con el 60% de los votos y sucedió en la intendencia al actual gobernador Alfredo Cornejo. En el municipio viven 204 mil habitantes, es el segundo más poblado de Mendoza y, en los últimos años, trascendió a nivel nacional porque el equipo local “El Tomba” juega en Primera División del futbol argentino.


Uno de los programas más demandados por los vecinos son los fondos concursables: alrededor de 50 proyectos comunitarios al año que reciben hasta 60 mil pesos de subsidio para talleres de danza, música, compra de instrumentos musicales o de material didáctico escolar, acciones de prevención ciudadana, actividades para la juventud y deportivas. Es requerido por uniones vecinales, centros de jubilados, comedores y jardines maternales. Pero, existen otras herramientas de participación como, el voluntariado legislativo para que la gente se capacite en proyectos de ordenanzas y leyes y presentan proyectos. De ahí surgió la ley provincial de tratamiento de neumáticos fuera de uso.


“Lo bueno de este ranking es que los municipios no nos enteramos que somos auditados. Compiten comunas de todos los tamaños de ciudades y con presupuestos muy grandes, como CABA”, dice Tadeo García Salazar, el intendente de Godoy Cruz, que es partidario de adaptar la gestión de la ciudad a “modelos de estado abierto”.


En cuanto al desafío que supone haber quedado primeros en el ranking, sostuvo: “Mientras hay más transparencia de los actos de gobierno, mayor es la exigencia de la ciudadanía y mejor gestión”.


Godoy Cruz es una ciudad muy compacta en lo habitacional: abarca 35 kilómetros cuadrados de zona urbana, en su mayoría clase media, y está en un proceso de erradicar las últimas tres o cuatro villas de emergencia. Tiene 7.100 comercios y pequeñas y medianas empresas. El bloque UCR –Cambiemos tiene una mayoría cómoda 9 de un total de 12 concejales, el resto se divide entre dos ediles del PJ y uno de Protectora. Con el cambio de gobierno, pierde el oficialismo una banca pero mantiene mayoría para impulsar sus proyectos.


Vecinos

Antonio Bernal (68), vecino de Godoy Cruz, es crítico a la participación ciudadana: su denuncia por contaminación del agua de su barrio Peuget, en Mitre y Monteagudo, centro de Godoy Cruz, no ha encontrado respuesta. Este vecino, minero jubilado, le contó a Clarín: “Llevo tres intentos pidiendo la banca del vecino, sin respuesta”. Y detalla que hace más de un año se rompieron las cloacas en el barrio, “los fluidos regaron el espacio verde, fueron al canal Marue y de ahí al cacique Guaymallén. El municipio no hizo nada en cuidar el medioambiente”. Si bien Bernal admite que parte de la responsabilidad la tiene la empresa de Aguas provinciales Aysam y el departamento general de Irrigación, reclama ser escuchado por el municipio: “Envío notas y nunca responden. Te mandan por la mesa de entradas, una linda plancha para frenar documentación”, se queja.


En la vereda contraria, está el vecino José Luis Martín (51), el director de una banda juvenil de músicos. En un salón comunitario del barrio Pleno Sol - Eva Perón, en el oeste de Godoy Cruz, creó un espacio de educación y recreación para chicos y adolescentes. Integró la banda de música del organismo de la Dirección de Niños, Adolescencia y Familia (Dinaf), “la misma en la que tocó el gran Leonardo Favio”, dirá. Y obtuvo un subsidio del municipio a través de los proyectos participativos, que le permitieron comprar y reparar los instrumentos musicales. Son 30 chicos que aprenden música. Tienen saxofones, clarinetes, batería, guitarras, entre otros instrumentos. “Me presenté 4 veces y, por fin, gané el subsidio de $ 40 mil. Es un proceso transparente Tuve que presentar factura de los gastos y cumplir con el reglamento administrativo del municipio”, aclara.